lunes, 20 de junio de 2011

Comprendiendo el propósito de Dios para el Matrimonio – (Parte II)

Introducción: ¿Cuál es el plan de Dios para el matrimonio según Génesis 2:24?

24- Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne (se fundirán en un solo ser, NVI). 25- Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban (no sentían vergüenza, NVI).

Esta declaración contiene el propósito de Dios para el matrimonio, tanto para el hombre y mujer cristiano como para el hombre o mujer no cristiano.  Este concepto de “dejar”, “unirse”, y “ser una sola carne” es tan fundamental, que se repite 4 veces en la Biblia: 1) En Génesis 2:24: ordenado por Dios mismo,  2) En Mateo 19:5, y  3) En Marcos 10:7 enfatizado por Jesús mismo, y 4) En Efesios 5:31 ensenado por Pablo.  Entonces,  en este concepto bíblico de “dejar” a sus padres, “unirse” en matrimonio, y “ser una sola carne” con su conyugue… tenemos las bases de Dios para un buen matrimonio. 

¿Cuál es el propósito de Dios para el matrimonio según Génesis 2:24? 
(1ro) El propósito de Dios para el matrimonio es que el esposo y la esposa DEJEN a sus padres
                                 Dios dijo: “dejará… el hombre… a su padre y a su madre…”
          A) Pero ¿Qué significa y no significa dejar a sus padres?

               1- No significa abandono total.  Debemos honrar a nuestros padres (Éxodos 20:12; Marcos 7:9-13)
               2- No significa separarse de ellos a una gran distancia. 
               3- Dejar a los padres significa que nuestra relación con ellos debe cambiar. 

  •     Ahora tenemos una  relación adulta con los padres donde no le rendimos cuentas a ellos, ni le tenemos que complacer sus gustos, sino que nuestra relación de marido y mujer tiene prioridad sobre toda otra relación humana.
  •      Alguien dijo: “Cualquier cosa que sea importante en la vida debe ser menos importante que nuestra relación matrimonial  (Ej. el trabajo, la casa, los pasatiempos, los intereses y aun la iglesia).
Nota: Les Thompson en su libro “La familia: desde una perspectiva bíblica” da ejemplos de cómo a veces no atendemos a nuestras esposas y esposos como debemos, y esto puede llevarnos al fracaso.

     El dice: “1) He visto a mujeres tan envueltas en sus trabajos o en lograr una educación más avanzada, que resultan más compañeras de cuarto que esposas.  2) He visto a otras cuya preocupación por un [detallado] cuidado de la casa… empeñó lo que hubiera podido ser un buen matrimonio.  3) He conocido a algunos hombres que no pudieron abandonar sus vínculos con sus compañeros (amigos) de caza o de juego…por el tiempo suficiente para la necesaria relación amorosa con sus respectivas esposas.  4) Algunos hombres, incluso no pueden despegarse de los deportes televisados por un rato lo bastante largo como para hablar con sus esposas.  5) Ambos: He conocido a esposos y a esposas que ha participado excesivamente en la obra de la iglesia hasta el punto de causar detrimento a su vida matrimonial.  6) He conocido algunos casos tristes en que la esposa-madre, y algunas veces el esposo-padre, dio a los hijos el primer lugar. Y cuando esos hijos crecieron, los padres quedaron emocionalmente en bancarrota.   

El primer principio que aprendemos de Génesis 2:24 es… que el matrimonio significa…"dejar". Y a menos que no estemos dispuestos a dejar todo lo demás, nunca alcanzaremos la unidad de esta relación que Dios tuvo en mente para el disfrute de toda pareja casada.”
Nota: Entonces, el 1er propósito de Dios en el matrimonio comienza con… un cambiar, un dejar, una separación de mi padre y mi madre (que es la relación más estrecha que existe fuera del matrimonio). [¿Cuál es el 2do propósito de Dios para el matrimonio después de “dejar” y separarnos de los padres?]

(2do) El propósito de Dios para el matrimonio es que el esposo y la esposa se UNAN.
Dios dijo: “… (1ro) dejará el hombre a su padre y a su madre, y (2do) se unirá a su mujer…”

          A) Algunas preguntas y observaciones del texto.

1- ¿A quién se le ordena a “dejar” y a “unirse”? ¿Al hombre o a la mujer?...  ¡Al hombre!
2-¿Con cuántas mujeres se debe unir el hombre? ¿Con una mujer o más? ¡Con su mujer!
3-¿Con que sexo se debe unir el hombre?¿Hombre con hombre u hombre con mujer?

Nota: La unión matrimonial según Dios (quien la instituyo), no incluye la:
  •     poligamia = hombre casado con dos o más mujeres, o mujer casada con dos o más hombres.
  •     homosexualidad o lesbianismo = Inclinación sexual hacia... y relación sexual entre… personas del mismo sexo.
  •     bisexualidad = Atracción sexual…y práctica de relaciones sexuales con individuos de ambos sexos.
  •     adulterio = Relación sexual de una persona casada con otra que no sea su cónyuge.
  •     divorcio = Disolución legal de un matrimonio.  Separación, desunión.
        B) El matrimonio por definición de Dios es monógamo, heterosexual y permanente

       1)  monógamo = Casado con un solo cónyuge.  Por eso dice “…se unirá a SU mujer (una mujer), y serán UNA sola carne (“se fundirán en UN solo ser”, NVI).

       2)  heterosexual = Persona que siente atracción por el sexo opuesto.  El hombre (“ish”) siente atracción y se une a una mujer (“isha”) y no a otro hombre.

       3)  unión permanente = La palabra “unirá” en Gn.2:24, tiene el sentido de una unión permanente o que no puede disolverse, desunirse, separarse, romperse. 

  •     La palabra hebrea (en AT) para “se unirá” es “dabaq”.  Se define como pegarse a… o adherirse a…, permanecer juntos, mantenerse firme, perseverar en…
  •     En griego (en NT) la palabra “unirse” significa pegarse como si fuera con cemento, pegarse como si fuera con cola, o estar soldados los dos de tal modo que no pueden separarse sin que haya daño mutuo.
  •     Aplicación: Esto indica que en la unión matrimonial debe forjarse un vínculo tan fuerte como el acero, que perdure hasta que mueran, una unión matrimonial que no se disuelve, se desune, se separe o se rompa. ¡Esta es la unidad que Dios determino para el matrimonio!
  •     Y ¿Qué si me divorcio? Cuando se trata de desunir lo que Dios unió… las consecuencias son muy dolorosas y quedan heridas que afectan profundamente a los cónyuges y a sus hijos por el resto de sus vidas.  ¡Al desunir lo que estuvo “pegado o adherido con cola” los daños son inevitables!!!
  •     Por eso en Malaquías 2:16 Dios dice que: “el aborrece el repudio o divorcio”, y en Marcos10:7-9 Jesús responde a los fariseos que le preguntaron, si estaba permitido que un hombre se divorcie de su esposa.  Jesús les dice: “3 ¿Qué les mandó Moisés? 4--Moisés permitió que un hombre le escribiera un certificado de divorcio y la despidiera --contestaron ellos. 5--Esa ley la escribió Moisés para ustedes por lo obstinados que son --aclaró Jesús--. 6- Pero al principio de la creación Dios 'los hizo hombre y mujer'. (no había terceros) 7- 'Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá (“se pegara”) a su esposa, 8- y los dos llegarán a ser un solo cuerpo.' Así que ya no son dos, sino uno solo. 9- Por tanto, "lo que Dios ha unido,  que no lo separe el hombre.” (¡Habrá consecuencias!)
Nota: Entonces, el matrimonio es un pacto o contrato irrevocable al cual estamos ligados hasta la muerte (Malaquías 2:4; Proverbios 2:17).
           C)  Lo que involucra  el matrimonio según Dios y algunas sugerencias matrimoniales
 1) El matrimonio según Dios involucra una entrega TOTAL  de dos personas (la una a la otra)  

  • Involucra adherirse el uno al otro en enfermedad y en salud, en pobreza y en riqueza, en alegrías y tristezas, en gozo y dolor, en tiempos buenos y malos, en acuerdos y desacuerdos.
  •     Significa que saben que deberán enfrentar problemas, cambiar opiniones, -buscando la ayuda de Dios- y resolverlos en lugar de escapar de ellos porque no hay salida del vínculo.  Están comprometidos el uno al otro de por vida. Deben pegarse el uno al otro hoy, mañana y mientras los dos vivan.
  •     La unión de un hombre y una mujer es similar a la conversión.  El que acepta a Cristo primero deja su antigua manera de vivir y sus propios esfuerzos para salvarse, y luego se entrega a Cristo y se compromete a confiar en él, serle fiel hasta que muera.
2) Sugerencias para poner a prueba si estamos aportando a la unión en nuestro matrimonio

  •     Esto que digo o hago ¿Nos acerca más o nos separa más?
  •     ¿Edificara nuestra relación o la romperá?
  •     ¿Producirá una reacción positiva o negativa?
  •     ¿Expresa mi amor y lealtad a mi conyugue, o revela mi individualismo egocéntrico?
Conclusión: El propósito de Dios para el matrimonio es una unión inseparable que nosotros mismos construimos mutuamente al obedecer el mandato de Dios de “dejar” a nuestros padres, y unirnos (pegarnos) el uno al otro. ¡Amén!  ¡Oremos!

              
                                                                                          Edwin Velázquez, pastor-maestro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada